martes, enero 03, 2006

Severo Moto

Una cosa que esperamos los españoles de nuestro gobierno es que tenga señorío. Es decir que no atienda a intereses mezquinos y que sepa estar a la altura de las circunstancias. En este sentido, cabe afirmar que la retirada del asilo político a Severo Moto decepciona profundamente a las gentes de bien. De la Vega, que estaría mejor posando para Vogue, es la encargada de explicar los motivos de la decisión. Este gobierno, que prohíbe fumar para que tengamos mejor salud, luego nos quiere matar a disgustos. O de vergüenza. ¿Es que la situación política de Guinea Ecuatorial es ejemplar? ¿Es que cualquier guineano puede pasear tranquilamente por las calles de su país? ¿Es que los guineanos que vienen a España lo hacen por motivos turísticos o en busca de trabajo y no porque estén perseguidos?
Algo habremos hecho mal los españoles en otros tiempos para que la situación en ese país sea la que es y no otra. No deberíamos desentendernos tan fácilmente los españoles de la suerte de nuestros antaño hermanos guineanos.
No sólo no se le debería haber retirado el asilo político a Severo Moto, sino que habría que intentar por todos los medios que Obiang respetara los derechos humanos y vaciara las cárceles de presos políticos. A cambio de eso se le debería dar toda la ayuda que se pudiera para el desarrollo de Guinea Ecuatorial, pero vigilando el destino de cada céntimo.
También en Periodista Digital

1 comentario:

Zuriñe Vázquez dijo...

ja, ja, ja muy bueno eso de prohíbe fumar para tener salud y luego matar a disgustos. Eso habría que hacer pero no sólo con Moto, sino en más lugares con todos aquellos que violan o han violado los derechos humanos y luego van de ricos exiliados. Una enorme contradicción de la democracia. Abrazos