lunes, enero 23, 2006

García-Gasco

Dice el arzobispo de Valencia que no se puede gobernar como si Dios no existiera. Olvida que la existencia de Dios no se puede demostrar. De hecho, hay multitudes de no creyentes, entre los que se encuentran científicos y fílósofos de alto nivel. Es decir, no se puede obligar a nadie a creer en lo indemostrable. Tampoco es cierto que para alcanzar la bondad haya que ser creyente.
El gobierno ha de gobernar para todos, no sólo para los creyentes. Otra cosa es que el gobierno no sea justo, ecuánime o imparcial. Es criticable que intente solucionar unos problemas y olvide por completo otros. Pero esa es otra cuestión.
Creer en Dios, probablemente, es bueno, porque, entre otras cosas, ello no hace daño a nadie. Pero si existe, todos, creamos o no creamos, somos hijos suyos. A creer nos han de ayudar los sacerdotes con sus actos. No obligando ni censurando.
Sigue diciendo el arzobispo que
todas las decadencias morales y la gravedad de los problemas de nuestro tiempo como el terrorismo, la violencia contra las mujeres y los niños, la desintegración de la familia y de los vínculos familiares, son consecuencias de algunos que se empeñan en construir la vida y el mundo de espaldas a Dios y contra Dios mismo
omitiendo que esos problemas son de nuestro tiempo y también de otros tiempos anteriores; la violencia contra las mujeres y los niños no la ha traido ningún gobierno de la democracia; el terrorismo, desgraciadamente, porque eso significa que dura mucho, también viene de antes, y no demuestra precisamente la Iglesia toda la firmeza que debiera en contra de esta lacra; y en lo que se refiere a la desintegración de la familia, dicho así, sin más, parece muy simple. Había que estudiar qué es lo que entiende por desintegración de la familia y qué hacen la Iglesia y él mismo para evitarlo.
También en Periodista Digital

1 comentario:

Alberto Urzúa Toledo dijo...

Al respecto, una perspectiva crítica, desde el arte hacia la religión católica, es formulada magistralmente (o irrespetuosamente) por León Ferrari. En este link encontrará dos imágenes que representan al infierno con sus creadores ideológicos como habitantes y un interesante extracto que justifica, publicada en el diario Página 12, una exposición titulada de "Infiernos e Idolatrías" que causó reacciones violentas, demandas, boicots, etcétera: http://elproceso.blogspirit.com/archive/2006/01/05/