sábado, abril 01, 2006

Zapatero y Otegi

Somos muchos los que deseamos que se acabe la pesadilla etarra y es fácil adivinar que son sus víctimas directas quienes más lo anhelan. Zapatero es la persona que debe dirigir el proceso que confirme este hecho, pero ello no le autoriza, por lo menos moralmente, a alabar a Otegi. Hacer esto es dar una bofetada las ya citadas víctimas y además es un gesto probablemente innecesario. Si ETA deja de cometer fechorías y Otegi lo anuncia no es porque unos y otro de pronto se hayan llenado de bondad, sino que es menos ingenuo atribuir este cambio de actitud a sus siempre malignos càlculos. Quizá ETA podría haber cometido un atentado, para demostrar que sigue conservando su capacidad maligna, y puede que hayan pensado que con ello hubieran perdido buena parte de las inmorales simpatías de que gozan. Es cierto que con las alabanzas los etarras no ganan nada, pues como ya dejó escrito Cervantes más vale merecer que alcanzar. Lo que los etarras y sus simpatizantes merecen es la cárcel, se la tienen bien ganada. Así que por mucho que alardeen de libertad y de lo que quieran, no dejan de ser etarras, que es una de las peores cosas que se puede ser en esta vida.
Por supuesto, que la obligación del gobierno es evitar, siempre que sea con dignidad, que haya un solo atentado más.


Incitatus

El joven que no regresa

El Tribunal de las Aguas, propuesto como patrimonio de la Humanidad

También en
Periodista Digital

5 comentarios:

Mario Toledo dijo...

Hola Vicente, comparto tu opinión de que Otegi no es un personaje que merezca las alabanzas del presidente. No creo que fuera adecuado que le dieran la oportunidad de convertirse en interlocutor de Batasuna con el Gobierno. Ese puesto debería estar reservado para una persona más neutral, del entorno abertzale, pero que no despierte las antipatías de la gran mayoría de la sociedad. Sería un error que ETA hablara con el Gobierno por boca de una persona que no merece ningún tipo de confianza política.
Un saludo desde Alicante.

Mario Toledo dijo...

Hola Vicente, comparto tu opinión de que Otegi no es un personaje que merezca las alabanzas del presidente. No creo que fuera adecuado que le dieran la oportunidad de convertirse en interlocutor de Batasuna con el Gobierno. Ese puesto debería estar reservado para una persona más neutral, del entorno abertzale, pero que no despierte las antipatías de la gran mayoría de la sociedad. Sería un error que ETA hablara con el Gobierno por boca de una persona que no merece ningún tipo de confianza política.
Un saludo desde Alicante.

Mario Toledo dijo...

Hola Vicente, comparto tu opinión de que Otegi no es un personaje que merezca las alabanzas del presidente. No creo que fuera adecuado que le dieran la oportunidad de convertirse en interlocutor de Batasuna con el Gobierno. Ese puesto debería estar reservado para una persona más neutral, del entorno abertzale, pero que no despierte las antipatías de la gran mayoría de la sociedad. Sería un error que ETA hablara con el Gobierno por boca de una persona que no merece ningún tipo de confianza política.
Un saludo desde Alicante.

Zuriñe Vázquez dijo...

Yo no me fio mucho de la manipulación lingüistica de la Razón, y la referencia a la paz que Otegi pueda inspirar a ZP tal vez se refiera a las probablemente continúas tiras y aflojas con los radicales violentos por llegar a finalizar ese camino, que ETA ya tenía bastante muerto. Recordemos que Otegi es un radical ideológico,pero no es un etarra. El y su partido son muy botados, lo cual han estudiado detenidamente y es através de ahí que quieren moverse en el futuro.
La democracia no garantiza que los votados sean los adecuados...Un abrazo.

Vicente Torres dijo...

Zuriñe:
Las alabanzas de Zapatero a Otegi las leí en otro diario, de modo que ya son dos los que las recogen.
Por otro lado, el historial de Otegi es bastante elocuente.
Saludos,