domingo, abril 09, 2006

Socialismo y nacionalismo

Alfonso Guerra ha precisado algo que era sabido desde el principio: El socialismo no tiene nada que ver con el nacionalismo. ¿Por qué entonces hay gente que abraza ambos conceptos? Resulta muy difícil casar el socialismo, que pretende ser solidario, con el nacionalismo, que es decididamente egoísta.
Podría tolerarse que en las bases de los partidos hubiera quien por confusión creyera que ambas cosas son compatibles. Pero en los altos cargos sólo debería haber gente que hubiera analizado sus convicciones y se hubiera decantado por la que creyera más justa. Debo añadir, que siendo el nacionalismo una opción egoísta, es legítima e incluso puede ser razonable y necesaria, porque puede ayudar a corregir injusticias. Lo que no tiene justificación y llega a distorsionar la realidad y a empeorar el estado de cosas es que por alcanzar el poder, o por no ser capaz de decidirse por una u otra opción, o simplemente por estar a gusto con el entorno, se abracen ambas causas.
Alfonso Guerra no ha hecho nada por impedir que esto suceda. Más bien da la impresión de que lo que pretende es lavarse la cara ante la opinión pública. No lo tiene fácil.


La Ascensión de Alfonso Guerra

Ibarretxe y Guerra, amables con España

Fouché

También en
Periodista Digital

1 comentario:

Zuriñe Vázquez dijo...

Si que es cierto que nacionalismo no es igual a socialismo, aunque hay muchos nacionalistas que son socialistas. La verdad que el nacionalismo es esa prenda del armario que es comodín y va con todas las opciones, hasta con los cabeza de serrín. Un saludo