domingo, mayo 08, 2005

Acoso moral en el trabajo

El acoso moral en el trabajo es una lacra que está muy presente en la vida laboral española. Es malo para todos, trabajadores y empresarios, porque vicia la convivencia y el sistema productivo. La posibilidad de ser víctima de acoso inhibe la creatividad y por otra parte, el trabajador busca otros métodos para hacerse valer en su empresa, distintos de su capacidad laboral que queda en un plano secundario. Pero a pesar de toda la literatura que lleva generada ya este fenómeno, el acoso moral en el trabajo va en aumento. Da la impresión de que ni por parte del Gobierno, ni de los sindicatos se hace todo lo que se puede. Eso sí, publicidad en contra hacen mucha. Quizá no pueden hacer más, porque hay muchos más acosadores que víctimas. Si los compañeros de la víctima no colaboraran no podría haber acoso. Y quizá haya también trabajadores que habiendo sido víctimas, en otro momento han pasado a ser acosadores. Y los acosadores votan y muchos pagan cuotas a los sindicatos. Y también da la impresión de que los jueces necesitan tener las cosas muy claras para condenar a los acosadores.En este contexto, hay otras personas que toman la iniciativa y dedican su tiempo y sus esfuerzos y también su dinero a combatir la plaga. Es el caso de Marina, por ejemplo, cuya web http://www.acosomoral.org/ ha recibido ya más de 110 000 visitas.La existencia de esta web y de todas las asociaciones que surgen para combatir el acoso moral en el trabajo es la prueba de que ni el Gobierno, ni los Sindicatos, ni los empresarios, ponen de su parte todo lo que deberían poner. Ellos son pues también responsables del sufrimiento gratuito e innecesario de decenas de miles de personas.


1 comentario:

Pastillero Digital dijo...

Hola Vicente,

He llegado hasta aquí a través de otro blog y la verdad es que el tema del que hablas tiene miga.

Para mi una de las cosas más tristes de este tema es que muchísimass veces el mobbing lo llevan cabo responsables incompetentes que no han sabido adaptarse ni evolucionar laboralmente y que, acomplejados, hacen la vida imposible a personas muy válidas con el fin enmascarar de alguna forma su falta de profesionalidad y sus carencias personales.