sábado, junio 10, 2006

Nacer en Cataluña

Hemos tenido que leer muchos artículos en los que se ensalza o glorifica a Pasqual Maragall. Se ha dicho de él que es muy culto y viajado, que sabe poemas de memoria y un montón de cosas que, siendo ciertas, no hacen más que desviarnos del objetivo primordial, que es conocer el fondo íntimo del personaje. Quien proporcionó mejor información fue precisamente Felipe González, que al calificarlo de gota malaya vino a decir que es incansablemente pesado. Da la impresión de que está movido por un resorte imperioso que le exige hacer algo sonado, por el medio que sea. ¿Quizá le tiene envidia a su abuelo?
Su bagage cultural no impide que sus metidas de pata son frecuentes, no hay más que recordar aquella referencia al tres por ciento, que jamás pudo demostrar. O que Zapatero ha tenido que recurrir al partido rival en Cataluña, obviándolo a él, para encontrar una solución al asunto del estatuto. Ahora, al decir lo importante que le parece el hecho de haber nacido en Cataluña, ha dado una nueva muestra de su alcance moral. Es decir, los catalanes tienen un motivo más para darse cuenta de que el presidente que tienen no es el más idóneo.

Efectos especiales

Colón, el impostor

Cuidado, saleroso

También en
Periodista Digital

1 comentario:

acercadeM dijo...

No sé el fondo de Maragall, pero la forma... está claro que es como un Ewok :D
http://www.sith.nl/multimedia/characters/ewoks/ewok.jpg

Qué curioso, y Pujol era clavadito a Yoda.

Conclusión: para ser Presidente de esa nación hay que ser como un personaje de Star Wars :)

Lástima que Piqué se haya equivocado de película :P