jueves, diciembre 01, 2005

ERC y la Cope

Sólo utizo la radio para escuchar música, de modo que no estoy al tanto de los supuestos excesos de la Cope. Pero sí que sé que tenemos un Estado de Derecho y que, por tanto, se puede llevar ante los tribunales a los responsables de la Cadena, si infringen la ley. También hay libertad de prensa, por lo que se puede criticar, y se critica, todo aquello con lo que no se esté de acuerdo. Y, además de todo eso, los oyentes tienen la posibilidad de cambiar de canal o de apagar la radio. De modo que el hecho de que cinco miembros de ERC se encadenen frente a la Cope no me parece más que una muestra del talante de este partido. Éste, el talante debe de ser el motivo por el que el Señor Talante (por detrás y por delante, cuya vida guarde Dios muchos años, porque no quiero por nada del mundo que se muera, sino que deseo ver como sale de los líos en que nos va metiendo, aunque ya lo imagino: inventando otros nuevos), admite a este partido como socio de gobierno. No es la primera vez que reconozco que este partido tiene derecho a estar en la política y a defender su ideario. Pero me parece inmoral que a la vista de su odio a España colabore en el gobierno de la nación. Y que no digan que no odian a España, porque si aspiran a independizar a Cataluña después de tantos siglos formando parte de ella, no puede ser más que por ese motivo.
El hecho de que se hayan encadenado cinco jóvenes de ERC, bajo la mirada atenta de dos de sus diputados, quizá no merezca una interpelación en el Parlamento, puesto que el partido oficialmente no ha intervenido. Pero es otra muestra del "talante" democrático de esta formación, siempre tratando de aprovechar la debilidad de sus socios. Y, acaso, quienes piden que cierren la Cope, también piden que se legalice a Batasuna.
También en Periodista Digital

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Participa usted de un error común a la hora de conceder derechos en democracia. Parece que todo el mundo tiene derecho a todo y no es así. El derecho no es más que la enumeración de las diversas opciones que nos proporciona la libertad mientras que la legalidad es la configuración del derecho en unas normas determinadas por la sociedad. Finalmente la legimitidad es la cualidad de derecho positivo de algún acto, es decir de derecho legalmente correcto. Decir y hacer lo que se quiera no es legítimo siempre y no cabe ampararse en la confusión entre legitimidad y derecho para conceder opciones ilegales. Nadie tiene derecho a exponer opiniones favorables a las discriminaciones y son perseguidos quienes así lo hacen, y me parece bien que así sea, por lo mismo, nadie tiene derecho defender idearios genocidas o de asesinatos. Tenemos que procurar no dejarnos dominar por el liberalismo a ultranza y asumir el caos como sistema social, el control positivo o de dirección es una cosa y el control negativo o de coacción es otra distinta. Los liberales debemos estar contra el control negativo, y "controlar" el control positivo que nos quieran poner. ¿Porqué permitir un partido que se basa en el odio? Lo mismo que no se admite a ETA en el parlamento tenemos que regular muy finamente la legitimidad de lo aceptado.

Zuriñe Vázquez dijo...

Apoyo totalmente la libertad de expresión, como así le dejé bien claro a Gatopardo en su texto sobre el mismo tema, no obstante también suscribo lo que dice el (que pena anónimo) anterior. Ya que "libertad para insultar y incitar a la violencia"? un poco de regulación debería tener esto, igual que con el tema ETA. Sin coartar libertades de expresión esos envenenamientos llevan a mucha gente (supongo que sin mucho sentido crítico) a confundir lo justo de los injusto. También es cierto que somos libres de no escuchar semejantes manipuladores de la verdad (de hecho aprendieron bien llevan muchos años de enseñanzas bíblicas). En fin parece que el tema desgasta, como es habitual en política española. Un abrazo valenciano.

Vicente Torres dijo...

Supongo que el Señor Anónimo la ilegalización de E.R.C., pero para ello habría que hilar muy fino.
En el caso de Batasuna, cuya vínculos con ETA algunos creen evidentes, no hay, desgraciadamente, unanimidad. E.R.C. no tiene nada que ver con la violencia y el mayor peligro lo constituye el hecho de que otros partidos aceptan aliarse con él.
Saludos

Inchina dijo...

Yo tampoco comprendo cómo por un lado reivindican la independencia de su comunidad y, por otro, se alían con el gobierno central. Bueno, realmente no es que no lo entienda, sí lo entiendo: tan sólo se arriman al sol que más les calienta.

Si en vez de preocuparse por darle bombo y platillo al pequeño talibán de sacristía y sacar tajada de Madrid se preocuparan por ser coherentes con su propia ideología, otro gallo les cantaría.