viernes, diciembre 23, 2005

La broma y las disculpas

La broma de la Cadena Cope al electo presidente de Bolivia es injustificable. El Diario, periódico boliviano, lo cuenta así:

El presidente electo Evo Morales Aima fue víctima de una broma de mal gusto emitida por el programa de Federico Jiménez, conocido anticastrista español que, entre otras cosas, todavía justifica la intervención militar de Estados Unidos en Vietnam.

Pero conviene recordar que la autoría corresponde a una empresa privada y que yo, por ejemplo, no tengo el porqué responsabilizarme de todo lo que haga el resto de los españoles. No me parece oportuno, por tanto, que el gobierno español se disculpe ante el boliviano. Diferente fue el caso de aquel político español, que en el ejercicio de sus funciones, no se levantó al paso de la bandera estadounidense, de lo cual sí que se debieron presentar disculpas formales.
Uno de los argumentos que se han esgrimido en contra de la Cope, en el caso de la broma, es que a Angela Merkel no se la hubieran gastado. Lo que ocurre es que si lo hubieran intentado y conseguido, lo que hubiera procurado el gobierno alemán es que no se enterara nadie, para tapar la vergüenza. ¿O es que si un periodista boliviano hubiera llamado al presidente español, haciéndose pasar por Evo Morales, hubiera conseguido hacerse creer? Si, como he dicho antes, no tengo el porqué asumir las gamberradas de una empresa privada, menos aún he de hacerme responsable de la bisoñez de un gobierno de otro país.
Parece lógico que la Cadena Cope no despierte muchas simpatías en el PSOE, lo que ya no parece tan correcto es que se la trate de acallar por medios diferentes a los establecidos legalmente y se aproveche cualquier ocasión para atacarla y desprestigiarla. Tal vez desconocen que con esta actitud lo que consiguen es aumentar la audiencia de la emisora.

Embajador de España pidió disculpas públicamente

La mendiga fue secretaria

La juez imputa por injurias a un colaborador del diario Avui

También en Periodista Digital


1 comentario:

enrique dijo...

Si pues, ojalá que la anécdota quede solo en una broma y no haya tenido otra "intención" más allá de lo las explicaciones dadas.
Saludos