lunes, agosto 01, 2005

Creer por obligación


Persiste en España, también en otros lugares, la pretensión de imponer la fe en Dios. Pero ni su existencia o inexistencia se pueden demostrar. Es decir, que si existe lo que quiere es que se dude y que se discuta sobre ello. Lo que sin lugar a dudas sí existe es la idea de Dios.
Situarse sobre el prójimo simplemente porque se profesa una creencia religiosa o política es una perversión intelectual, en muchos casos inconsciente. Si Dios existe puede suceder que no le preocupe si alguien cree en Él o no. Quizá prefiera fijarse más en su conducta y en sus intenciones. El hecho de creer o no creer no hace a nadie más bueno o más malo. Lo que importa es que la actitud que se adopte sea sincera y que no esté guiada por las conveniencias.
¿Qué es Dios? ¿Para qué lo queremos? ¿Para qué nos sirve? Son algunas de las muchas preguntas que podríamos hacernos y que para poderlas responder libremente es necesario partir de la duda total acerca de su existencia o inexistencia.

4 comentarios:

Inchina dijo...

Lo que sin lugar a dudas sí existe es la idea de Dios

Me quedo con esa frase, me ha gustado mucho. Yo creo que, dejando aparte la cuestión de que Dios exista o no, es importante tener algo en qué creer para que nos anime a superarnos cada día.

Quizá la principal virtud de las religiones sea eso mismo, enseñarnos a creer y a mantener la esperanza. Y enseñarnos a distinguir el bien del mal.

Esta última frase puede dar algún que otro quebradero de cabeza, ¿me confundo? jeje

Hasta pronto

Vicente Torres dijo...

Inchina, está muy bien tu comentario. No tiene el porqué dar quebraderos de cabeza.

Hypatia dijo...

Las tres religiones monoteistas judaismo, cristianismo e islamismo son las que ha provocado derroches ingentes de crueldad con sus semejantes. Asi que cuidado con esos dioses que eligen a determinadas poblaciones como pueblos elegidos porque las instituciones jerarquicas de las tres creencias no se distinguen por su ejemplaridad.

Lo que se llama el bien y el mal no son sino las estrategias de supervivencia de la especie humana en ese devenir que es la evolucion de las especies.

Ikaru dijo...

Una perla de sabiduría es tu artículo. Me gusta esta opinion porque encuentra un punto medio en una cuestión que está muy polarizada.

Cuando alguien está plenamente convencido de estar en posesión de la verdad, y que todos los que no ven las cosas como él están completamente equivocados, tenemos un problema. ¿Qué les hace ponerse por encima de los demás? ¿Un desprecio absoluto a lo diferente? Existen muchos comportamientos similares, desde el que te desprecia por gustarse un tipo de música al que te odia por no ser de su equipo de futbol.

Yo diría que Dios es la máxima aspiración humana que tiene un colectivo para sí mismo. Es el medio por el cual canalizan sus esfuerzos para ir en consonancia con los demás. Es un punto de unión de todos los que lo habrazan.

PD: No se cómo he acabado aquí, creo que pulsé en un comentario tuyo de algún lado. Te he fichado para mi lista de blogs a visitar ;-)