lunes, febrero 13, 2006

La ley antitabaquismo y la CAM

En principio, no hay nada que objetar a la ley de prevención del tabaquismo. Nadie tiene el porqué tragarse los humos de otros. Pero luego hay que tener en cuenta la historia del tabaco y los motivos por los que se ha enganchado tanta gente. Entonces es cuando pensamos que estas medidas pueden ser un tanto drásticas y demasiado rígidas. Se puede pensar incluso que si su hubiera sido obra del gobierno de Aznar hubiera encontrado una fuerte resistencia. Tiene además el lado feo de la delación. Pero una vez dicho esto, también conviene decir que la obligación de todos los gobiernos autónomos consiste en colaborar con el gobierno de la nación en esta ley y en todas. Si fuera cierto que en la Comunidad Autónoma de Madrid se estuviera preparando alguna ley en sentido contrario, sus gobernantes estarían dando muestras de escaso talante democrático, al igual que se viene haciendo en otros lugares. Y al mismo tiempo se está demostrando, una vez más, que el sistema autonómico español necesita ser reformado.
Con todo, puede darse el caso de que dentro de un tiempo, cuando ya se puedan valorar los resultados de esta ley, quienes la hemos criticado debamos reconocer que ha sido un gran éxito, puesto que la sociedad la ha aceptado bien y ha servido para mejorar la calidad de vida de muchos.
También en Periodista Digital

2 comentarios:

Zuriñe Vázquez dijo...

No sé porque la gente se sorprendió tanto por esta ley que tenía que haber entrado hace años. Como en el resto de los países europeos y otros. ¿Por qué siempre vamos atrasados? ¿Por qué llevamos esa lacra del atraso toda la vida, como si no nos pudieramos quitar esos 40 años de encima? Los beneficios de esa ley se ven en todos esos países ya, ahora, en sus aires limpios. A veces me pierdo en este país. Un abrazo pacíficador Vicente

acercadeM dijo...

La CAM aqui ha metido la pata, debería rectificar.