sábado, noviembre 11, 2006

Bicis en Barcelona

El ayuntamiento de Barcelona ha optado por autorizar oficialmente el tránsito de las bicicletas por las aceras, entrando así en contradicción con el espíritu con el que promulga la ordenanza. Porque si lo que pretende es fomentar el uso de las bicicletas y el desuso de los coches, lo que conseguirá es que quien iba andando utilice ahora su vehículo. Lo justo y adecuado es que se hubiera llevado a las bicicletas a su lugar natural, que es la calzada junto con el carril bici en donde lo haya. La ordenanza debería haber procurado que los ciclistas pudieran circular sin temor y la policía hacer que los carriles bici siempre estuvieran despejados. Las aceras deben ser para los viandantes, que bastante tienen con soportar postes y señales de todo tipo, motos y coches aparcados en ellas y suelo en mal estado en muchas ocasiones. Eso de que las bicicletas no vayan a ir a más de diez por hora no se lo cree ni el propio alcalde. Que no se acerquen a las fachadas o que no circulen por aceras estrechas o que no circulen montados cuando haya aglomeración de gente no pasan de ser normas decorativas. Si hasta ahora iban como les daba la gana, cada cuál según su educación, pero siempre molestando a los peatones (y muchos de éstos también demuestran su nulo civismo apropiándose del carril bici), en adelante lo harán con más motivo, puesto que ya será legal que circulen por las aceras. ¿Cómo podrán defenderse los peatones de los ciclistas? ¿Cómo podrán denuncialos si lo desean? Mientras tanto, los automovilistas seguirán encontrando todos los semáforos en verde y recibirán todos los cuidados y atenciones del ayuntamiento.

1 comentario:

Yma O. dijo...

Pues que instalen más carriles bicing porque con los pocos que hay uno hace 50 minutos cuando por las aceras hace 20 o menos... también soy peatona y también ando en bici así que me parece que con todo y el poco caos que pueda provocar una bici (todo perfectito también daña la alegría de la vida) es por mucho, menor que la contaminación y atropellos de los coches que en barcelona apenas si respetan el color verde... deu!