miércoles, octubre 12, 2005

Día de la Hispanidad

Hoy se celebra el día de la Hispanidad, aunque no sé si a alguien le va a molestar que lo denomine así. En estos tiempos que corren abunda más la gente pronta a mosquearse por cualquier cosa que la gente que procura no incomodar. Me atrevo a utilizar este nombre, no obstante, porque es el tradicional y no se me ocurre otro mejor.
Si el mundo fuera racional podríamos, los españoles, avergonzarnos del descubrimiento y posterior conquista de la hoy llamada América y de otras muchas cosas, incluso de las que hicimos antes de ser España, o sea de las que perpetraron los Reinos, Condados, Baronías y demás, que luego formaron nuestra nación.
Pero éste no es el caso. España no ha sido la primera ni la última nación en lanzarse a la conquista de otras tierras. Hablar de la conquista brutal de América es una estupidez. Todas las conquistas son brutales.
Y una vez determinado el punto de vista correcto para ver las cosas, a nadie se le puede escapar que de no haber llegado los españoles a América, lo hubieran hecho otros, que acaso no se hubieran portado peor que España, pero es sumamente ingenuo pensar que lo hubieran hecho mejor. Podríamos poner el ejemplo de la gran, y sin embargo olvidada, África. Nombre bello, por otra parte el que tiene este continente. ¿Cuándo nos vamos a preocupar por él?
Si somos capaces de ponernos en el lugar de los descubridores, habremos de convenir que fue una gesta audaz y complicada. En este asunto arriesgaron todos. Quienes lo decidieron, quienes lo financiaron (¡ah!, Luis de Santángel), y sobre todo quienes fueron. Estos últimos, antepasados de quienes hoy pueblan el continente americano, se enfrentaron a lo imprevisto, a lo desconocido, a lo fantástico.
Alentar el odio contra Castilla es cosa de necios. No cabe duda de que tiene defectos, ni de que ha hecho cosas mal. Y si nos ponemos a hacer recuento de esas cosas mal hechas, llega un momento en que nos cansamos, sobre todo porque vemos que esas mismas cosas también las han hecho mal otros pueblos. Entonces, es el momento de recordar las cosas que ha hecho bien.
Y lo primero que, a mí, se me viene a la mente es el idioma. Y con ello ya no necesito otra cosa. Ya dijo Cela, que de eso sabía un rato, que el idioma castellano es un regalo de los dioses. Placer de dioses es, desde luego, leer el quijote. Y en castellano, multitud de artistas del lenguaje nos han legado maravillosas obras de arte, que a buen seguro trascenderán los tiempos. ¿Cómo puede desaparecer el castellano con ese bagaje? Rendirse ante la evidencia es de caballeros. Nobleza obliga.
En castellano nos felicitamos hoy, día de la Hispanidad, cientos de millones de personas.

6 comentarios:

RAYDIGON dijo...

Vicente

Exelente texto, yo si te mando un abrazo por el dia de la Hispanidad.
En México y muchos años despues de la conquista, llego una gran migracion española que ayudo en forma definitiva a la transculturacion de ambos paises.

Saludos amigo.

Domingo dijo...

Hola Vicente,

hoy me permitiré plagiar la broma de un amigo mío. ¡¡¡Celebremos el último día de la Hispanidad!!!

Esperemos que no sea para tanto o si lo es, que lo sigamos celebrando y venga Cataluña como nación invitada :-D.

Un saludo, Domingo.

Cecilia dijo...

Gracias por dejar un saludo en mi "blog." Aqui en Nueva York se celebran dos doce de octubres. El primero cae el segundo domingo del mes y el segundo cae el dia siguiente. El primero es el Dia de la Hispanidad/la Raza y el segundo es una celebracion de los italianos festejando a Cristobal Colon. Y como es obvio los indigenas del pais se ausentan de estos desfiles anuales.

jove valenciana!( amb orgull) dijo...

q quieres q diga.. me da lastima q aun que de gente .. q piense estas cosas.. los valencionos/catalanes vivimos en el pais valencia, i parlem el nostre valencia tambe es pot dir com a catala.. no negue usted la evidencia..

Vicente Torres dijo...

jove valenciana!( amb orgull) said:
Somos muchos los que apreciando a los catalanes, no nos sentimos catalanes, porque estamos satisfechos de ser valencianos y de hablar nuestro valenciano, que fue capaz de dar el primer siglo de oro español.
Saludos,

Georgina dijo...

Espinoso tema éste del descubrimiento y conquista de América, que ahora quieren suavizar como "encuentro" de culturas.

Revisionismos aparte, ese encuentro nos dejó una lengua que sirve de patria a ambos lados del Atlántico y en la que podemos encontrarnos con provecho mutuo.