lunes, octubre 24, 2005

Una tarea ciclópea

Hacía constar Fernando Savater en su artículo ¡Te daba así! el hecho de que si Ana Sullivan, cuando fue contratada para cuidar de Helen Keller, su hubiera limitado a cumplir las instrucciones que le dieron y salir del paso con ello, su pupila no habría superado su situación y habría muerto salvaje. Con su empeño, logró que Helen pudiese adquirir una gran cultura y que escribiese un libro.
Hago hincapié en este dato porque Aldous Huxley distinguía entre animales capaces de aprender y seres humanos. Y tengo para mí que la implicación en lo que hacemos y el interés por los problemas ajenos son las cosas que nos hacen pasar de una escala a la otra. Hablo de la implicación en lo que hacemos porque el resultado revierte directamente en la colectividad.
En estos tiempos, ando metido en una tarea ciclópea. Y no porque sea complicada, ni dura, sino por la indiferencia con la que me voy tropezando. Motivar a los indiferentes requiere un enorme esfuerzo.
La cuestión es que hay una persona con un currículum envidiable en un centro de la Comunidad Autónoma de Madrid. Necesita que le instalen un punto de conexión a internet. En el Centro hay teléfonos y deben de haber también ordenadores conectados a la red. Técnicamente, sería muy fácil prolongar un cable de teléfono hasta su habitación. Con ello, podría seguir leyendo la prensa mundial a diario, lee en varios idiomas, y podría comunicarse con gente interesada en la cultura. Por supuesto que los gastos de internet los pagaría él y si no pudiera, sus amigos.


¡Te daba así!

D. J.I.Pla: El AVE Valencia-Madrid tenía que haberse terminado el 2003, luego el 2007 y ahora resulta que no estará ni en el 2010. ¿Qué opina de esto?
El Gobierno da 362 millones para el AVE Madrid-Valencia frente a 1.039 que destina al de Cataluña

D.J.I. Pla: ¿Qué son los Países Catalanes? ¿Qué tiene que ver la Comunidad Valenciana con ellos y por qué?
ATAQUE A LA IDENTIDAD VALENCIANA

2 comentarios:

Álvaro Ramírez dijo...

Es muy ingrato luchar con los molinos de viento de la burocracia. Pero no cejes en tu labor, que la constancia termina ganando a la indiferencia.

Vicente Torres dijo...

Álvaro:
No te puedes imaginar cuanto agradezco este comentario tuyo.
Abrazos,