miércoles, junio 15, 2005

De Juana Chaos

De Juana Chaos va a salir a la calle, si algo no lo remedia.
Conviene plantearnos una vez más la cosas. La Constitución española, en lo que a este punto respecta, es ñoña.
Se dice que el códico penal no puede estar basado en la venganza, sino que debe buscar la reinserción social del afectado. Antes de seguir, debo confesar que creo en la humanidad y su capacidad de redención. Si no fuera por esta última no nos libraríamos ninguno. En lo que no creo es en las soluciones mágicas. Vivimos en una sociedad en la que no se premia el esfuerzo ni la capacidad. Por algo dijo Cervantes aquello de "más vale merecer que alcanzar". Entonces, si para quien ha hecho los méritos resulta a menudo muy difícil conseguir que se le reconozcan, porque el mundo en que vivimos no está preparado para ello, más difícil resulta aún rehabilitar al delincuente. Creo que cuando esto ocurre es más por méritos suyos que del sistema. El código penal español lo que da son ciertas facilidades a los presos, que algunos de ellos saben aprovechar muy bien. Pero no solemos leer muy a menudo noticias que nos cuenten los éxitos en materia de rehabilitación del sistema carcelario español. Más bien nos vienen dando noticia de presos que aprovechan sus permisos para cometer nuevas fechorías.
Lo cual no impide reconocer que hay delincuentes que lo son por circunstancias de la vida. Si éstas hubieran sido diferentes, muy bien podían haber sido honrados y probos ciudadanos. Y tampoco me cabe ninguna duda de que muchos de ellos son mejores personas que muchos otros que jamás pisarán la cárcel.
Es triste que no seamos capaces de reintegrarlos y proporcionarles una vida mejor. Pero cuando se hace una cosa hay, que hacerla bien. Si no somos capaces de reeducarlos, tampoco debemos poner en peligro la vida de los ciudadanos normales, dejándolos salir todos los fines de semana.
Hay otros, además, con los que no se debería tener nigún tipo de contemplaciones. Considero que debería reformarse la Constitución y establecer la cadena perpetua para terroristas, grandes narcotraficantes y para todos aquellos autores de delitos atroces.
No es que les niegue a éstos todas las posibilidades de salida de la cárcel. Siempre quedaría el indulto, que se podría conceder en casos concretos, en los que fuera indudable el arrepentimiento y no cupiera ninguna duda en cuanto al comportamiento futuro de la persona afectada.
Y por supuesto, que este cambio constitucional debería hacerse sin interferir con ningún otro de los cambios que se piden. Cada cosa debe llevar su propio calendario.

4 comentarios:

David Llort dijo...

Olvida, o ignora, algo elemental. De Juana estaría en la carcel un total de 40 años, en vez de 17, si se le hubiera juzgado con las leyes actuales.

Lo que pasa es que se juzgó según el código penal de 1973. Y un nuevo código penal no puede alargar la pena de alguien que ha sido condenado por otro código anterior.

Así pues, todo lo que dice, todo lo que pide, ya está hecho.

Vicente Torres dijo...

David, es una pena que De Juana Chaos salga a la calle y es una pena que no haya desde el principio cadena perpetua para cierto tipo de crímenes.

Anónimo dijo...

Dw juana y todos los que han cumplido sus integras condenas deberian estar en la calle. Los enfermos terminales como Barandalla o los presos politicos que manteneis en las carceles españolas, como aratz de gSTORAS, EL PORTAVOZ DE askatasuna, militantes juveniles..y un largo etcetera, Donde esta Galindo, Vera, Que pasa con Lasa y Zabala.BARANDALLA LIBERTAD ya!!!!De juana libertad!!!

Artur Gonzalez Larrañaga
72476403E(TODAVIA ESPAÑOL)

Vicente Torres dijo...

Artur:
No suelo dividir a la gente entre españoles y no españoles, sino entre buenas y malas personas.
Evidentemente, las víctimas no pueden reclamar libertad. Entre víctimas y verdugos, me sitúo con las víctimas.