martes, julio 19, 2005

Serie de genialidades

Según el Eclesiastés "el número de los tontos es infinito". Pero esto no parece asustar a Maragall, que no tiene complejos para compaginar sus intereses con sus convicciones e ideología. Si interesa hurgar en el ojo ajeno, se habla del tres por ciento, aunque luego haya que pedir perdón. Si hay que ser socialista y nacionalista al mismo tiempo, se es. Si lo que interesa es doblegar a algunos medios, se intenta, a pesar de gobernar gracias a unos votos democráticos. Si hay que casar egoísmo con racionalidad, se echa mano de todo el desparpajo que sea necesario. Luego, sus compañeros del partido socialista hablan de las tonterías de Ibarra. El infinito número de los tontos se reduce a uno. Lo de Maragall es la cuadratura del círculo, algo mucho más meritorio.
Pero volviendo a la ligación genial entre egoísmo y racionalidad (esto debería estudiarlo Fernando Savater), otro compañero suyo de partido, también en un acto sobre el agua, dijo estas palabras: "las cosas no son de quien las tiene, sino de quien las necesita". Si hubiera sabido lo del egoísmo racional se las hubiera callado.
Volviendo sobre el agua, y hablando desde un plano normal (a mucha distancia de las genialidades maragallianas, y también al margen de esos que siempre ven todo bien o todo mal, según de qué partido vengan, pues como todo el mundo sabe, los partidos suelen alternar errores y aciertos), es evidente que en ciertas zonas españolas falta agua. Creo que eso no lo ha negado nadie. Un partido iba a imponer el PHN y el otro partido lo ha derogado por decreto.
Las cuestiones que no son estrictamente de partido deberían ser consensuadas. Está feo que discutan sobre el terrorismo, sobre el agua, y sobre cosas similares. Deberían sentarse a negociar, y de ello saldríamos ganando todos, sin posturas predefinidas y tratando de aportar todas las ideas que se les ocurran.

6 comentarios:

uncastellano dijo...

Aún así me parece más dañino el señor Ibarra que Maragall. Aunque Maragall con su federalismo asimétrico tiene un morro que se lo pisa.
Y del trasvase, no puede ser que mientras haya pueblos castellanos que se abastecen por camiones cisternas para consumo humano o tengan que hacer sondeos, se quiera pasar el agua de ríos castellanos para otros menesteres que no son el consumo humano.
Saludos

Vicente Torres dijo...

Hay que repartir el agua de algún modo, para que no le falte a nadie, o hay que buscar alguna solución lógica. Lo que no deben hacer nunca los grandes partidos es enfrentarse por estos asuntos, sino tratar de buscar la solución entre todos. No es de recibo que todo se convierta en batalla electoral.

Oscar dijo...

Estoy de acuerdo en tu planteamiento de acuerdos entre partidos en temas claves.
¿Pero te refieres a PP & PSOE, o a todos los partidos? ¿Unicamente los que tengan más de n votos?

Por otro lado no entiendo que pinta Maragall por aquí en medio. ¿Te parece tonto?

Un saludo

Vicente Torres dijo...

Óscar:
Cuantos más partidos sean, mejor. Pero dejando bien aparte a esos partidos raros, como los de ETA y similares.
Maragall me parece capaz de lograr la cuadratura del círculo.

Carmen dijo...

Desde luego en el PSOE hay unos cuantos que meten la pata un día sí y otro también, entre las maragalladas, las salidas de tono de Ibarra, y los espontáneos que de vez en cuando salen a la palestra para dejar el partido (en plan Alberdi) o para practicar el transfuguismo....Los partidos políticos están llenos de porquería, los que tienen poder dentro están ahí por enchufe, y son lo menos parecido a organismos democráticos, en ese sentido son todos iguales...pero son mejor que nada.
Sobre el tema del agua comparto tu opinión de que la solución no es la discusión sino el debate. Aunque en este tema en concreto lo que no veo normal es que se pida agua para regar cultivos que podemos importar a un menor precio que si los producimos.
Un saludo!!!!

Vicente Torres dijo...

Carmen:
En todos los partidos hay de todo, pero quien está en el poder está en el punto de mira.
Con respecto al asunto de los productos del campo me temo que hay más cuestiones a tener en cuenta, no sólo la que dices.