sábado, noviembre 12, 2005

Cava catalán, carne de pollo

Dije no hace mucho que no compro productos catalanes etiquetados en catalán fuera de Cataluña. Ése no es el caso del cava. El cava catalán, que yo sepa, viene correctamente etiquetado en castellano. Siendo yo valenciano y poco bebedor de cava, debería beber sólo cava valenciano. Pero este año haré una excepción y por cada copa de cava valenciano que tome, beberé otra de cava catalán.
Compraré todos los productos catalanes que necesite, que vayan etiquetados en castellano.
Creo que en estos tiempos difíciles hemos de conservar la calma, puesto que hay problemas muy importantes que resolver y para ello nos necesitamos todos. Si por no comprar productos catalanes, preferimos los extranjeros, será imposible absorber a la masa de inmigrantes que ya está aquí. Si no nos entendemos entre nosotros, no podremos negociar debidamente con la Unión Europea.
En lo que respecta al pollo, pues lo sigo consumiendo bastante a menudo. La gripe aviar aún demorará mucho su llegada, si es que llega. Hay quien ha dejado de comer pollo, por temor al contagio de la gripe aviar, pero luego conduce de forma temeraria o come o bebe de modo desmedido.
La tecnología debe estar a nuestro servicio y no al revés. Nuestros actos siempre benefician o perjudican a otros. Conviene tenerlo presente.



Por los chicos

Heterogénesis

Real Academia de Cultura Valenciana

4 comentarios:

enrique dijo...

Saludos Vicente. LLegué hasta aquí porque soy asiduo del blog de Zenia y ahí te he encontrado. Volveré porque son muy interesantes tu escritos. La verdad, que el tuyo es un ejemplo a seguir.

Vicente Torres dijo...

Muchas gracias, Enrique.
Saludos,

Zuriñe Vázquez dijo...

Perdóname Vicente, no sabía que había cava valenciano. Me gustaría probarlo. En fin tienes razón ni he dejado de comer pollo ni dejaré de utilizar productos catalanes, gallegos, vascos, andaluces... por favor un poco de sentido común, como el tuyo. Un abrazo

Vicente Torres dijo...

Zuriñe:
Yo no tengo nada que perdonar. Tienes plena libertad para tomar, o no, el cava que quieras. Pero si lo tomas, brinda por mí alguna vez.
Saludos,