viernes, septiembre 30, 2005

Sobre el Estatuto valenciano

F.M.R. escribió un interesante artículo sobre el Estatuto valenciano, del cual sólo voy a referirme a este apartado: En el nuevo Estatuto se dice que el valenciano es la lengua propia y el castellano la lengua oficial.
Aclaro, pues, que por lo que a mí respecta, tanto el castellano como el valenciano son lenguas propias. Las siento así a ambas. Y aclaro también que hay muchos valencianos que sólo tienen al castellano como lengua propia.
Y también pienso que puestos a definir estas cuestiones y a hacer juegos malabares, también podrían haber explicado cuales son los vientos propios de la Comunidad y con qué fuerza han de soplar en cada momento.
Porque las lenguas son como los vientos, siguen su propio rumbo, sin preguntar nada a quienes mandan.
Y puestos a hablar sobre las propias de los valencianos, quisiera significar que en mi opinión, en la cuestión idiomática y otras similares se emplean recursos y energías que son muy necesarios en otros sectores. Bien es verdad que en la Comunidad Valenciana estas cosas se hacen principalmente por la injerencia de nuestros vecinos del norte. Ellos no tienen ningún derecho a decirnos que escribamos xe en lugar de che y xufa en lugar de chufa. Pero, se pongan como se pongan, al final tanto la horchata como el Siglo de Oro siguen siendo valencianos.
Los filólogos pueden averiguar de donde proceden los idiomas, pero no pueden decidir hacia donde van.
La AVL, es un invento de Zaplana que le resulta muy útil al PSC. Para los valencianos supone un derroche de dinero que podría destinarse a otras cosas.

2 comentarios:

Víctor Romero dijo...

La lengua ha sido desde siempre una de las características que ha definido al sentimiento nacionalista. Las otras han sido el sentirse parte de una misma cosa y la unidad cultural.

El problema que existe en la actualidad en España es la utilización que hacen algunos del término nacionalista y de las acusaciones que hacen a otros por no ser nacionalistas.

Como usted, estoy en contra de que se defienda el nacionalismo cuando se insulte, se atente o se recurra a la violencia. No obstante, estoy totalmente en la defensa feroz de un sentimiento nacional fundamentado en el enriquecimiento cultural, en la interrelación con otras culturas. En resumen, cuando el nacionalismo sirva para unir y no para disgregar.

En relación con la utilización del valenciano como lengua oficial o propia, como obligación o no para poder trabajar en una Comunidad sólo puedo decir qué nadie tiene la obligación de aprender o hablar ninguna lengua. Mucho menos, tiene nadie el derecho de intentar imponerla a los demás.

Sin ir más lejos, esta misma semana he solicitado el título de licenciado. Tenía que escoger entre que me lo entregaran en castellano o en castellano y valenciano. ¿Soy menos valenciano que otro por haberlo escogido sólo en castellano? ¿Soy más valenciano por haberlo solicitado en las dos lenguas?

Como en todo, los extremos son malos y, como decía Unamuno, "el nacionalismo se cuida viajando".

Anónimo dijo...

Saludos Vicente desde:

http://zeniaregalado.blogia.com

A las comunidades indígenas de América Latina coterráneos míos las alfabetizan en dos lenguas, es una forma de respetarles.