miércoles, septiembre 14, 2005

Sobre los superdotados


La superdotación intelectual no es un asunto que despierte mucho interés y la prueba es lo poco que se escribe sobre ella. No ocurre lo mismo con la superdotación atlética, que despierta oleadas de admiración. La opinión pública parece proclive a abandonar a los superdotados intelectuales a su suerte. Es como si se dijera: ¿No son tan listos? Pues que se arreglen. Tengo constancia de que a veces ocurre. Algunos comienzan por ser los primeros de la clase; terminan sus carreras brillantemente y consiguen trabajos en consonancia copn su historial estudiantil. Pero no nos engañemos. Para ser presidente de un Banco, de una gran empresa, o miembro del gobierno, no es necesario ser superdotado. Y no estoy señalando a nadie.
Algunas veces ocurre que el niño superdotado intelectualmente se siente raro entre sus compañeros de clase; los hay que se automarginan o que no sienten bastante motivación, o mil cosas más. Según mis noticias, este mundo de altas capacidades intelectuales no está exento de problemas. Sería bueno para la sociedad que todos fueran identificados lo antes posible y que se les hiciera un seguimiento a lo largo de toda su vida escolar y que se procurara su integración social y su posterior inserción laboral en puestos acordes con su capacidad. Sería muy bueno para todos que los ochencientos mil (más o menos) superdotados españoles, tuvieran trabajos para los que están capacitados.

8 comentarios:

Zuriñe Vázquez dijo...

Los superdotados también se pueden sentir marginados si nos se les encauza. Se ve que tienes problemas para ponerte un comentario.

Vicente Torres dijo...

Zuriñe:
No entiendo a que problemas te refieres.
Saludos,

Zuriñe Vázquez dijo...

me refiero a que tu página no ha me ha dejado poner comentario. Puede que sea mi pc,no lo sé.
Veremos otros días

Cahf_cl dijo...

Hablando desde mi experiencia como chileno, que es la sociedad que conozco, existen muchos "valores" que la sociedad actual le da gran valia, muchos de ellos totalmente contrarios al desarollo intelectual. Por ejemplo, aca todos conocen y saben lo que hablan gente como Ivan Zamorano o Marcelo Rios (el primero futbolista y el segundo tenista), y todos quieren que sus hijos sean como ellos. Pero de los escritores chilenos nadie sabe, para que decir de los intelectuales. En parte eso si por que algunos se plantean como una elite lejana, mas cercana al Olimpo que a la chusma. Pero la "chusma" tampoco hace nada por conocerlos, y se destaca mucho mas al que es "bueno para el futbol" que al que es capaz de programar en basic antes de los 11 años (el cual es mi caso)

Vicente Torres dijo...

Es cierto lo que dices y Estado debería preocuparse por el desarrollo y buen fin de quien tenga esas capacidades. En beneficio de todos.
Saludos

Enrique dijo...

Sobre esto he opinado en mi blog

http://historiasmias.blogspot.com/2004/10/mensa.html

Es cierto, su superioridad intelectual les hace parecer a veces malos estudiantes. Creo que einstein sacaba muy malas notas en el colegio (habría que confirmarlo)

Saludos.

Georgina dijo...

Detectar a los superdotados es el primer problema. ¿Hay criterios normalizados y aceptados por todos?

El segundo: ¿quién decide por dónde encauzarlos? ¿Un burócrata que obviamente está menos dotado intelectualmente que aquellos a quienes quirre "arreglar" el futuro?

Ítem más: ¿no serían estos criterios la base para una nueva forma de discriminación?

Vicente Torres dijo...

Georgina:
Los psicólogos tienen herramientas para detectar a los superdotados intelectuales.
Y más que encauzarlos, se trata de que no sufran problemas de integración, de motivarlos y de procurar que acaben en donde pueden.