viernes, febrero 25, 2005

Juan Pablo II

Los medios técnicos han hecho cambiar muchas cosas. Ahora vemos por televisión los rostros de los líderes mundiales y ello nos permite fijarnos en sus gestos y sus ademanes. Los ha hecho más humanos a nuestros ojos y, por tanto, más cercanos. La desmitificación alcanza también a los discursos. Ahora se analiza, mejor o peor, todo y se critica sin reparos. Es decir, el Papa ahora ya no es visto como antaño, cuando cada cosa que salía de su boca era tenida poco más o menos que como infalible.
Es posible, y yo diría que incluso probable, que Juan Pablo II se haya equivocado mucho, que no haya sabido entender del todo hacia donde va la humanidad. Acaso porque en su tiempo las cosas tendían a verse desde otra perspectiva, y acaso también porque su dinamismo vital le ha impedido pararse a pensar con detenimiento. Digo todo esto con el debido respeto y sin petulancia. No se me escapa que el equivocado puedo ser yo.
Pero es un hombre que ha participado activamente en los acontecimientos mundiales, con valor y gallardía.
En los últimos años está dando pruebas de entereza y capacidad de sacrificio. A pesar de su penoso estado ha seguido viajando e intentando cumplir con sus obligaciones.
Se puede opinar que se ha equivocado e incluso que se ha equivocado mucho, pero no se puede negar que ha tratado de hacer el bien por todos los medios, incluso por encima de sus posibillidades físicas.

1 comentario:

MaskY dijo...

pues a mi el papa me parece un parasito y una marioneta que lo unico que hace es frenar la evolucion de nuestra sociedad con antiquisimos puntos de vista

y en la guerra de irak fue vergonzoso, ya ves lo que hizo la iglesia para evitar lo que paso... na de na